FANDOM


Querido diario, Esta es mi primera entrada. Y para ser honesto, nunca pensé que comenzaría a escribir un diario, pero siento que debo compartir mi historia con alguien, incluso si es sólo un libro. Únete a la hermandad de Carteros de Tibia, dijeron; encontrarás muchos amigos, dijeron; verás lugares sorprendentes alrededor del mundo, dijeron... Bueno, déjame comenzar por el principio:

Nacido como el séptimo hijo de un viejo pescador, tenía sólo algunas opciones de mejorar mi vida. Definitivamente no quería seguir los pasos de mi padre, especialmente porque todos mis hermanos habían mantenido esta tradición. Yo era muy débil, un pusilánime, si gustas, y bastante torpe para aprender a usar la espada, o alguna otra habilidad de combate. Por ello, estaba fuera de mis posibilidades convertirme en caballero o paladin. Sin mencionar que no soy el hombre más valiente bajo el sol. Asimismo, siempre fui malo en matemáticas, así que una carrera como tendero o mercante tampoco era una opción ¿Y qué tal si estudiara las artes antiguas y me convirtiera en un poderoso mago o druida? Por supuesto, honro a los antiguos dioses y admiro a la naturaleza en toda su belleza, pero incluso un pez sería mejor mago que yo. Así que, como consecuencia de mi carencia de talentos, decidí dejar el hogar de mi padre y comenzar a viajar. Estaba convencido de que si buscaba lo suficiente, encontraría el trabajo correcto para mi. Estaba viajando de Thais a Kazordoon cuando pasé un edificio que capturó mi interés. Curioso, como soy, me detuve a mirar. Rápidamente identifiqué la casa como el Cuartel General de la Oficina Tibiana Postal de Correos. Ya que no tenía nada mejor que hacer, entré y comencé a conversar con un hombre que se presentó como Kevin, el líder de la Hermandad de Carteros Tibianos.

Kevin: "Somos una organización poderosa que es parte vital de la sociedad Tibiana. Es un honor y privilegio ser un miembro. Tenemos altos estándares para nuestros miembros. Subir dentro de nuestra hermandad es una tarea difícil pero de grandes recompensas. ¿Porqué preguntas? ¿Te interesaría unirte?"

Bueno, pensé para mí mismo, si, ¿Por qué no? No tenía nada que perder así que le respondí que gustosamente me uniría a la hermandad de carteros. Como era de esperarse, era más fácil decirlo que hacerlo. Tenía que probar mi valor haciendo algunas tareas para la hermandad. Kevin me pidió revisar algunas rutas para ver si había algún problema lo cual requería viajar por diferentes barcos y alfombras. No puede ser tan difícil, pensé. Bueno,. quién podría saber que yo, hijo de un pescador, sufriría de vértigo y nauseas en el mar... pero no importa! Luego de que regresé donde Kevin y le dije que había revisado todas las rutas, ya tenía otra misión para mí:

Kevin: "Uno de nuestros buzones ha sido reportado como dañado. Está ubicado en la llamada 'montaña' de la isla Folda. Toma una barra de metal y arregla el buzón. Reporta sobre tu misión cuando lo hayas hecho."

De acuerdo, una palabra y un golpe. Conseguí una barra de metal y viajé hacia esa isla fría para reparar el buzón. Siendo la gallina que soy probablemente habría renunciado de haber sabido que frost trolls y winter wolves me estarían esperando allí. Sin embargo, ya estaba allí, así que reparé el buzón y regresé a reportarle a Kevin.

Kevin: "Ok, escucha: tenemos algunos serios problemas con perros agresivos ultimamente. Hemos acumulado algunos huesos como una especie de pacificadores pero necesitamos más Reúne 20 huesos como el que está en mi cuarto a la izquierda y repórtate aquí."

¿Huesos para perros? Quiero decir, honestamente, ¿perros atacando carteros? Eso es tan cliché. De todas formas, Kevin es el jefe. Me fue dificil coleccionar esos veinte huesos pero lo logré. No me pregunten como. Me sentí realmente orgulloso de finalizar esta tarea. Kevin me dijo también que está orgulloso de mi y que soy un miembro completo de la hermandad de carteros desde ahora. Estaba muy emocionado, y aún más luego de que dijo que obtendría una recompensa, pero como sucede tan frecuentemente en la vida las expectativas eran muy altas... para hacer el cuento corto, ahora soy el orgulloso dueño de un sombrero de oficial postal.

2380 1

Bueno, continuemos. La siguiente tarea no era nada de que hablar. Tenía que entregar un presente en Fibula, pero la siguiente misión... otro viaje alrededor del mundo... La hermandad de carteros necesitaba un set de nuevos uniformes. Por ello, Kevin me envió a Venore a negociar un contrato con un tipo llamado Hugo. Una vez más, fui confrontado con la pesadilla de todo cartero... perros. Hugo aseguraba que su perro se había comido el patrón de vestidos y que necesitaría uno nuevo. En otras palabras, tenía que organizar el nuevo patrón. Pan comido, pensé: Sólo le pido a Kevin un nuevo patrón de vestidos y el problema debe estar solucionado. Desafortunadamente, equivocarse no es sólo humano pero también propio de los carteros. Kevin no tenía una copia del patrón de vestidos. Por tanto, tuve que viajar a Kazordoon para pelear con un viejo y sordo technomancer. Luego de que finalmente logré que entendiera lo que le pedía prometió enviar una copia del patrón de vestidos a Kevin. Sin embargo, eso no era suficiente! Ahora, Kevin quería que visitara a la Reina de Carlin para preguntarle por los colores perfectos para los uniformes. No me malinterpreten, no soy de ninguna manera chapado a la antigua y soy pro-emancipación, pero me sentí un poco extraño en esa ciudad regida por mujeres. Sin embargo, tuve lo que vine a buscar. De nuevo, de vuelta a Kevin:

Kevin: "La próxima parte tiene su truco. Necesitamos que los uniformes emanen un olor que los perros odien. El perro con el mejor 'gusto' en ese campo es Noodles, el perro del Rey Tibianus. ¿Entiendes hasta ahora? Bien. Ve allí y averigua que gusto le disgusta más: queso mohoso, un pedazo de pelaje sucio o una cáscara de banana. Dile que HUELA, y el nombre del objeto. Muestrale el objeto y pregúntale '¿Te gusta eso?'. NO dejes que los guardias sepan lo que haces."

Perros... que otra cosa. Les ahorraré los detalles. Una vez que terminé con la parte del perro, Kevin me envió de nuevo a Hugo para ordenar los nuevos uniformes... no debería mencionar que ordenar esos uniformes terminó en insultos pero al menos el viaje alrededor del mundo se acabó y obtuve mi recompensa:

Kevin: "Desde ahora será reconocido que tu eres un gran cartero. Eres ahora un miembro privilegiado hasta el fin de los días. La mayoría de los capitanes alrededor del mundo tienen un acuerdo con nuestra hermandad de transportar a nuestros miembros privilegiados, como tu, por menos dinero."

Viajes en barco más baratos... ¿Ya mencioné que me mareo al navegar? No importa! La siguiente misión esperaba por mi: De nuevo, se me pidió viajar alrededor del mundo para recoger las medidas de algunos oficiales de correos. Lo que sea, esta tarea era fácil comparada con lo que aún me esperaba. La siguiente tarea fue encontrar el paradero del mensajero Waldo. En el caso de su muerte se me pidió que trajera de vuelta su cuerno postal. Viajé a la montaña este de Thais y lo busqué. Luego de algunos encuentros realmente agradables con trolls y orcs - ¿ya mencioné que soy un muy valiente guerrero? -, desafortunadamente, todo lo que encontré fue su cuerpo muerto y su cuerno postal. Con más suerte que buen juicio me regresé donde Kevin:

2381 2

Kevin: "Así que Waldo está muerto? Esto son graves noticias de verdad. Recuperaste su cuerno postal?"

Yo: "Si."

Kevin: "Gracias. Honraremos esto. Tu próxima misión será una muy especial. Qué bueno que eres una persona especial también. Estás listo?"

Yo: "Si."

Kevin: "Tus ansias de continuar son una virtud, jóven, pero primero hablemos sobre avances. Eres valioso de verdad. Quieres avanzar en nuestra hermandad?"

Yo: "Si."

Kevin: "Desde ahora serás un gran cartero para operaciones especiales. Eres un miembro honorable de nuestra hermandad y te has ganado el privilegio de tu propio cuerno postal. Aquí está, tómalo."

...Le traje el cuerno de un colega muerto y que me da de recompensa... un cuerno postal... Probablemente el mismo que acabo de obtener de las manos frías de ese tal Waldo. Pero qué importa! De vuelta al negocio. La próxima tarea fue tan ridícula como la última. Tenía que entregar una bolsa llena de cartas a Santa Claus. Si ahora piensas que esa fue la parte extraña de la misión, espera por la siguiente parte. La bolsa que tenía que entregar pesaba 500 oz. Si, 500 oz! No me pregunten como logré traer esa bolsa a la casa de Santa. El solo recuerdo me afecta... Pero al final, uno de los dioses quería el bien para mi. Créanme, estaba al final de mi paciencia cuando regresé donde Kevin para aceptar la próxima misión: Qué honor. Nadie más se ofreció. ¡Sorpresa! Habría apostado que mis colegas se formarían en fila para entregar una carta a Markwin, rey de Mintwallin. Quiero decir, ¿quien no quiere hacer un viaje infernal sólo para visitar una ciudad subterránea llena de minotauros?

Bueno, no escribiría este diario si no hubiese logrado esta misión también.

Y aquí estoy ahora, orgulloso Archpostman de la Hermandad de Carteros Tibiana. Aquí estoy ahora, viajando de un confín del mundo a otro. Ni huracanes, ni lluvia, ni tormentas desérticas, ni frío mortal pueden prevenirme de entregar el correo. Aquí estoy ahora, publicitando los servicios de la hermandad de carteros con slogans como: "¡Escriba una carta y siéntase mejor!" o "¿Extrañando a alguien? ¡Una carta por día mantiene el deseo lejos!", "¡Correo Tibiano! ¡No podemos fallar!", "¡Mi casa es mi paquete!". ...

2382 3
Aquí estoy ahora, y me pregunto día tras día: ¿Qué estarán haciendo los peces de mi padre...?

Ad blocker interference detected!


Wikia is a free-to-use site that makes money from advertising. We have a modified experience for viewers using ad blockers

Wikia is not accessible if you’ve made further modifications. Remove the custom ad blocker rule(s) and the page will load as expected.